lunes, 1 de enero de 2018

Mitología Griega


Feliz 2018 y que la fuerza os acompañe allá donde estéis. Que mejor manera de empezar este interesante período del año que con los clásicos dioses griegos, los llamados "Olímpicos". Esperamos desde el SDC que tengáis nuestros tres ingredientes favoritos en toda aventura como son: SALUD, DINERO y AMOR...como siempre dejamos una gran cita de un gran personaje como lo fue Homero: "nada hay tan dulce como la patria y los padres propios, aunque uno tenga en tierra extraña y lejana la mansión más opulenta".


En la religión de la antigua Grecia, los dioses olímpicos son los principales dioses del panteón griego, que moraban en la cima del monte Olimpo, el más alto de Grecia. Hubo, en diferentes épocas, catorce dioses diferentes reconocidos como olímpicos, aunque nunca más de doce a la vez. De ahí que a veces se haga referencia a ellos como los 12 olímpicos, también conocidos como Dodekatheon "dioses" en griego.


El concepto de "doce dioses" es más antiguo que cualquiera de las primeras fuentes griegas, y es probable que su origen sea Anatolia hace tres milenios. La palabra "Dios" ya  era atribuida en aquel entonces a Zeus, mientras que "Theo" se refería a los restantes. Según se documenta en la Teogonía (Hesíodo, siglo VII-VIII a. C.), los doce olímpicos ganaron su supremacía en el mundo de los dioses después de que Zeus llevara a sus hermanos a la victoria en la guerra contra los Titanes.


Como ocurre con otros aspectos y elementos de la mitología, el número e identidad de los dioses que habitaban el Monte Olimpo (el llamado "Concilio de los dioses") es impreciso de acuerdo con la tradición. Parece que su número era doce, siendo este un posible listado original: Zeus, Hera, Hermes, Apolo, Poseidón, Artemisa, Afrodita, Hefesto, Ares, Démeter, Atenea y Hestia.


Zeus (primera generación), es el rey de los dioses y gobernante del monte Olimpo; dios del cielo y el trueno. Hijo menor de los titanes Crono y Rea. Los símbolos incluyen el rayo, el águila, el roble, el cetro y la balanza. Hermano y marido de Hera, aunque tuvo muchas amantes, tantos diosas como mortales. Para los romanos su nombre era Júpiter.


Hera (primera generación), reina de los dioses y diosa del matrimonio y la familia. Los símbolos incluyen el pavo real, la granada, la corona, el cuco, el león y la vaca. Hija menor de Crono y Rea. Esposa y hermana de Zeus. Siendo la diosa del matrimonio, con frecuencia trata de vengarse de los amantes de Zeus y sus hijos. Los romanos la llamaban Juno.



Poseidón (primera generación), señor de los mares, los terremotos y los caballos. Los símbolos incluyen el caballo, el toro, el delfín y el tridente. Medio hijo de Crono y Rea. Hermano de Zeus y Hades. Casado con la nereida Anfítrite, aunque, como la mayor parte de dioses masculinos griegos, tuvo muchos amantes. Los romanos lo denominaban Neptuno.



Apolo (segunda generación), dios de la luz, el sol, el conocimiento, la música, la poesía, la profecía y el tiro con arco. También considerado el dios de la medicina, de las profecías. Los símbolos incluyen el sol, la lira, el arco y la flecha, el cuervo, el delfín, el lobo, el cisne y el ratón. Hermano gemelo de Artemisa. Hijo menor de Zeus y Leto. Para los romanos era Febo.



Artemisa (segunda generación), diosa virgen de la caza, la virginidad, el parto, el tiro con arco y todos los animales. Los símbolos incluyen la luna, el ciervo, el perro de caza, la osa, la serpiente, el ciprés y el arco y la flecha. Hermana gemela de Apolo. Hija mayor de Zeus y Leto. Los romanos la denominaban Diana.



Hermes (segunda generación), mensajero de los dioses; dios del comercio y la retórica. Los símbolos incluyen el caduceo (vara entrelazada con dos serpientes), las sandalias y el casco alados, la cigüeña y la tortuga (cuyo caparazón usó para inventar la lira). Hijo de Zeus y la ninfa Maia. El segundo olímpico más joven, apenas mayor que Dioniso. Se casó con Dríope, hija del rey Dríope, y su hijo Pan se convirtió en el dios de la naturaleza, el señor de los sátiros, el inventor de la flauta y el compañero de Dioniso. Para los romanos Mercurio.



Atenea (segunda generación), virgen diosa de la sabiduría, la artesanía, la defensa y la guerra estratégica. Los símbolos incluyen la lechuza y el olivo. Hija de Zeus y de la oceánide Metis, surgida de la cabeza de su padre totalmente adulta y con armadura de combate completa después de que este se hubiera tragado a su madre. Los romanos la denominaban Minerva.



Ares (segunda generación), dios de la guerra, la violencia y el derramamiento de sangre. Los símbolos incluyen el jabalí, la serpiente, el perro, el buitre, la lanza y el escudo. Hijo de Zeus y Hera, todos los otros dioses (con exclusión de Afrodita) lo despreciaban. Su nombre latino, Marte, nos dio la palabra "marcial".



Afrodita (segunda generación), diosa del amor, la belleza y el deseo. Los símbolos incluyen la paloma, el pájaro, la manzana, la abeja, el cisne, el mirto y la rosa. Hija de Zeus y de la oceánide Dione, o tal vez nacida de la espuma del mar después de que la sangre de Urano goteara sobre la tierra y el mar tras ser derrotado por su hijo menor Crono. Casada con Hefesto, aunque tuvo muchas relaciones adúlteras, en especial con Ares. Su nombre nos dio la palabra "afrodisíaco". Para los romanos Venus.



Hefesto (segunda generación), maestro herrero y artesano de los dioses; dios del fuego y la forja. Los símbolos incluyen el fuego, el yunque, el hacha, el burro, el martillo, las tenazas y la codorniz. Hijo de Hera, con Zeus o sin él. Después de que él naciera, sus padres le arrojaron fuera del monte Olimpo, aterrizando en la isla de Lemnos. Casado con Afrodita, aunque a diferencia de la mayoría de los maridos divinos, raramente fue licencioso. Su nombre latino Vulcano nos dio la palabra "volcán".



Hestia, diosa del hogar, del correcto orden de lo doméstico y de la familia. Nació en la primera generación olímpica y formó parte de los doce olímpicos, pero los relatos sugieren que cuando Dioniso llegó al monte Olimpo ella le cedió su lugar en los doce para evitar discordias. Se dice que cuando los olímpicos se dirigían a la guerra, la que respaldaba el Olimpo era Hestia. Ella era la única que no iba a la guerra. Los romanos la llamaban Vesta.



Deméter (primera generación), diosa de la fertilidad, la agricultura, la naturaleza y las estaciones del año. Los símbolos incluyen la amapolia, el trigo, la antorcha y el cerdo. Medio hija de Crono y Rea. Su nombre, Ceres, nos dio la palabra "cereal".




In ancient Greek religion and mythology, the twelve Olympians are the major deities of the Greek pantheon, commonly considered to be Zeus, Hera, Poseidon, Demeter, Athena, Apollo, Artemis, Ares, Aphrodite, Hephaestus, Hermes and either Hestia or Dionysus. They were called "Olympians" because they were considered to reside on Mount Olympus.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Mitología Maya


Como decía Charles Dickens: "honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año". Estamos en el mes de la felicidad y la esperanza, que son dos ingredientes que los mortales podemos desarrollar en cualquier época y situación. Pero los Dioses Mayas, ¿que otras características tenían?...


La Mitología Maya se refiere a las extensivas creencias politeístas de la civilización precolombina. Esta cultura mesoamericana siguió con las tradiciones de su religión desde hace 3.000 años hasta el siglo IX, e incluso algunas de estas tradiciones continúan siendo contadas como historias fantásticas por los mayas modernos.


En general, los textos mayas fueron quemados por los españoles durante su invasión de América. Por lo tanto, el conocimiento de la mitología maya disponible en la actualidad es muy limitado. El Popol Vuh o Libro del Consejo de los antiguos de quiché, es una excepción, en el sentido de que sobrevivió a los conquistadores españoles (relata los mitos de la creación de la Tierra, las aventuras de los dioses gemelos y la creación del primer hombre).


Los libros de "Chilam Balam" que fueron escritos a lo largo del siglo XVII, durante la época de la colonia española por los descendientes de los mayas que habitaron la península de Yucatán, también contienen información sobre la mitología maya. En lo general describen las tradiciones de esta cultura.


Las crónicas de Chacxulubchen, mucho menos conocido y estudiado, es otro texto importante para la comprensión de la mitología maya. Pero, la historia maya de la creación de los quiché es el Popol Vuh. En este se describe la creación del mundo a partir de la nada por la voluntad del panteón de dioses.


El hombre fue creado del barro sin mucho éxito, posteriormente se crea al hombre a partir de madera con resultados igualmente infructuosos, después de los dos fracasos se crea el hombre en un tercer intento, esta ocasión a partir del maíz y se le asignan tareas que elogiaron a dioses: cortador de gemas, tallador de piedras y otros. Algunos creen que los mayas no apreciaban el arte por sí mismo, sino que todos sus trabajos eran para exaltación de los dioses.


Después de la historia de la creación, el Popol Vuh narra las aventuras de los héroes gemelos legendarios, Hunahpú e Ixbalanqué, que consistieron en derrotar a los señores de Xibalbá, del mundo terrenal. Estos son dos puntos focales de la mitología maya y a menudo se encontraron representados en arte maya.


Cuenta el Popol Vuh que los gemelos Hunanpú tenían costumbre de jugar a la pelota (un juego sagrado) en un campo sobre el Xibalbá o reino de los muertos y eso causaba gran molestia a los señores del Xibalbá. Furiosos, planearon la muerte de los gemelos, los retaron a una partida del juego en su territorio, finalmente cometieron una equivocación, por ello, fueron sacrificados y enterrados, y la cabeza de uno de ellos fue cortada y colgada sobre un árbol seco. Tiempo después, una doncella del inframundo pasó cerca del árbol, y la cabeza le escupió. Ella quedó embarazada y dio a luz a los gemelos Hunahpú e Ixbalanque.


Estos gemelos fueron tratados como esclavos por sus hermanastros, hasta que un día decidieron que estaban hartos: hicieron que subieran a un árbol, y con ayuda de la magia, alargaron el tronco hasta dejarlos a una gran altura y convirtiéndolos en monos. Los hermanos vivieron muchas aventuras donde demostraron su capacidad y poder.


The Popol Vuh describes the creation of the earth by the wind of the sea and sky, as well as its sequel. The Book of Chilam Balam of Chumayel relates the collapse of the sky and the deluge, followed by the raising of the sky and the erection of the five World Trees. The Lacandons also knew the tale of the creation of the Underworld.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Mitología Egipcia


Desde el SDC tenemos que dar las gracias como españoles al Gobierno de nuestra nación, por defender la integridad territorial de este país tan bonito llamado España, aplicando el Art. 155 de la Constitución de 1978. Pero como en este capítulo vamos a seguir con la saga mitológica, no podemos profundizar mucho en la actualidad política porque no tiene que ver nada con la temática de este mes de noviembre...coged las maletas que nos vamos al antiguo Egipto.


La mitología egipcia comprende el estudio de creencias sustentadas en la religión del Antiguo Egipto, desde la época predinástica hasta la imposición del cristianismo. Las ideas religiosas de los antiguos egipcios tuvieron dos fases:
- Durante la época predinástica, divinizaron aquellos fenómenos naturales que les desconcertaban, o infundían temor, de los que no conocían la razón de su proceder; asociaron estas divinidades con las características de ciertos animales, y los representaron con forma humana aunque conservando rasgos zoomorfos: el halcón en el dios Horus, "el elevado", dios del cielo; el perro egipcio, o el chacal del desierto, "el guardian de las necrópolis", se convierte en un dios protector, Anubis; el cocodrilo del Nilo, un peligro constante, en un dios temido, venerado en la región de El Fayum, etc.


Además les atribuyeron conceptos humanos, como la relación familiar, por lo que se formaron tríadas compuestas por un dios, su esposa y su hijo, y también pasiones humanas por lo que se les rendía culto dando ofrendas en los templos a cambio de favores solicitados, o recibidos.
- A pesar de la agrupación de los pueblos egipcios en las "Dos Tierras": el Alto y Bajo Egipto, cada uno de los nomos (provincias) mantuvo sus deidades protectoras, lo que significaba la veneración a decenas de dioses, que adquirían mayor o menor relevancia según la importancia que tuviese cada ciudad: en Heliópolis se adoraba a Ra, en Tebas a Amón, en Menfis a Ptah y Hator, etc.


Los sacerdotes de los templos principales comenzaron a organizar esta multitud de dioses y a explicar sus relaciones, la creación del mundo, las crecidas del Nilo, etc., ideando y sistematizando las creencias en las denominadas teología Heliopolitana, Tebana, etc., reflejadas en los Textos de las Pirámides o el Libro de los Muertos, a los que siguió la redacción de otros similares. Su visión está basada en su propio país, tierra fértil junto a un río y con un desierto alrededor. Por lo tanto el mundo para ellos se dividía en tres regiones:

- El Cielo, Nun, morada de los dioses, cuya diosa celeste Nut, "La grande que parió a los dioses", era representada como una mujer con el cuerpo arqueado cubriendo toda la Tierra.


- La Tierra, morada de los hombres, la Casa de Geb, el dios creador, representado como un hombre tumbado bajo Nut.

- El más allá o Duat, el reino de los muertos, donde gobernó Osiris, y posteriormente Horus, espacio recorrido en su barca solar por Ra durante la noche, y por donde transitaban los espíritus de los difuntos sorteando los peligros.


Las principales divinidades estaban organizadas en cinco grupos diferentes:

1. La Enéada de Heliópolis "Las almas de Tot: Atum, Shu, Tefnut, Nut, Geb, Isis, Osiris, Neftis y Seth; cuyo dios principal es Atón.

2. La Ogdóada de Hermópolis: Nun, Nunet, Heh, Hehet, Kek, Keket, Amón y Amonet; de donde surgió el dios Ra.

3. La tríada de Elefantina: Jnum-Satis-Anuket (donde Jnum es el dios primordial).

4. La tríada de Tebas: Amón-Mut-Jonsu (donde el dios principal es Amón).

5. La tríada de Menfis: Ptah-Sejmet-Nefertum (donde Ptah era el dios principal; es inusual el hecho de que los dioses no estaban relacionados antes de que ésta fuera formalizada).


Mientras los líderes de los diversos grupos ganaban y perdían influencia, las creencias dominantes se transformaban, combinaban y sincretizaban. Ra y Atón se convirtieron en Atón-Ra, con las características de Ra como dominantes, y posteriormente Ra fue asimilado a su vez por Horus, como Ra-Horajti. Después de que Ptah se convirtiera en Ptah-Seker, fue asimilado por Osiris, convirtiéndose en Path-Seker-Osiris.


Con las diosas sucedió lo mismo: Hathor asimiló inicialmente las características de otras diosas, pero última instancia fue asimilada con Isis. Los dioses maléficos fueron amalgamados de la misma forma, como Seth, quien originalmente era un héroe, asimiló todas las características de los dioses malvados, al cual condenaron posteriormente por haber sido elegido como dios protector de los gobernantes hicsos. Durante la época de influencia helénica sobre Egipto, lo que perduró con más vigor fue la tríada: Osiris, Isis y Horus; y su enemigo Seth, tal como se ejemplifica en la "Leyenda de Osiris e Isis". 


La tríada había asimilado muchos de los cultos y deidades anteriores, y cada dios era adorado en su preferente lugar de veneración: Osiris en Abidos, Isis en Dendera, y Horus en Edfu. Incluso en esta etapa, continuaba la fusión, con Osiris como un aspecto de Horus (y viceversa), dirigiéndose paulatinamente hacia el monoteísmo. Sin embargo, el monoteísmo, o henoteísmo, había surgido con anterioridad, fugazmente, en el siglo XIV a.C., cuando Akenatón había intentado priorizar el culto de Atón, en la forma de disco solar; aunque fue violentamente rechazado posteriormente por el clero y el pueblo egipcio.


Según el Canon Real de Turín, varios dioses gobernaron Egipto: Ptah, Ra, Shu, Geb, Osiris, Seth, Thot, Maat y Horus; cada cual durante inmensos períodos, después reinaron los Shemsu Hor durante 13.420 años, antes de surgir la primera dinastía de faraones. Así, los predecesores de Menes ocuparon el trono egipcio durante 36.620 años. Las principales divinidades egipcias son: 

Ra
Amón
Isis
Osiris
Horus
Seth
Maat
Ptah
Thot


Scenes and symbols from myth appeared in art in art in tombs, temples, and amulets...

domingo, 15 de octubre de 2017

Mitología China


Decía Nicolás Copérnico: "la naturaleza nunca hace nada superfluo, nada inútil, y sabe sacar múltiples efectos de una sola causa". Por lo que todos y cada uno de nosotros tenemos muchas cosas que decir en cada minuto de nuestra existencia y el SDC apoya esta iniciativa compartiendo todo lo que nos pueda resultar útil e interesante de nuestro mundo y alrededores. ¿Cómo vamos con el mes de octubre? seguro que en España todo el mundo pendiente de la decisión del presidente de Cataluña, pero como este tema no es el que toca este mes, nosotros a lo nuestro, que no es otro que abrir un nuevo capítulo que llega desde el antiguo Oriente...además con dedicatoria para una chica muy especial, que ha vuelto de una aventura por China que la marcará para toda la vida...¡ánimo Eva!


La mitología china es el conjunto de relatos fantásticos relativamente cohesionados de la cultura de la antigua China. Muchas de sus leyendas toman lugar durante el período de los tres augustos y cinco emperadores. Mucho de la mitología China es única, aunque comparte bastante con Japón y Corea debido a su influencia en la antigüedad. Esta mitología se conoce gracias a textos que datan esencialmente de la Dinastía Han.


Al no tener más de 2.000 años de antigüedad, estos escritos apenas pueden clasificarse como recientes. A veces reinterpretaron la mitología de acuerdo con sus concepciones filosóficas. De este modo, transformaron a los más importantes dioses en soberanos virtuosos que reinaban en tiempos antiguos. También asociaron a sus dioses con las cinco direcciones (es decir, los cuatro puntos cardinales y el centro), según una cosmología elaborada durante la Antigüedad temprana.


Se puede tener una idea de lo que era la mitología china "original" comparándola con los relatos de otros pueblos en el Extremo Oriente. Al extender esta comparación a toda Eurasia, se puede apreciar que una gran parte de esa mitología es de origen indoeuropeo. Posee pues semejanzas totalmente sorprendentes con las mitologías germana, griega o eslava.


Eso se debe a la invasión de China por un pueblo indoeuropeo, los tocarios, hace más de 3.ooo años. Aquí que subrayar que no existen libros dedicados a Mitología en la antigua China. Los mitos se encuentran recogidos en múltiples obras de Historia, Filosofía o Poesía, en forma de menciones a personajes mitológicos y los hechos o leyendas que se les atribuyen. También hay que considerar que esta multitud de obras, de distintas dinastías, pertenecen a diversas corrientes de pensamiento (Taoísmo, Confucianismo, Legismo y Moísmo, principalmente).


Una característica única de la cultura china es la relativamente tardía aparición en la literatura de los mitos sobre la Creación, que lo hacen tras la fundación del confucionismo, el taoísmo y las religiones populares. Las historias tienen varias versiones, a veces contradictorias entre sí. Por ejemplo, la creación de los primeros seres es atribuida a Shangdi, Tian (el cielo), Nüwa, Pangu o El Emperador de Jade.


En todo el Extremo Oriente y Oceanía, existía un dualismo cosmológico oponiéndose dos principios, por una parte la luz, el sol y el fuego, por otra parte la oscuridad, la luna y el agua. Generalmente, un pájaro representaba al primer principio. En China, se trataba de un cuervo. El pájaro solar es uno de los temas privilegiados de la Dinastía Shang, la primera dinastía china cuya existencia se certifica por medio de la arqueología.



Una serpiente, como un animal acuático, representa al segundo principio. La madre de Shun, uno de los soberanos míticos de China, pertenecía al clan de la serpiente, y su padre pertenecía al clan del pájaro. Por lo tanto, Shun era resultante de la unión de los dos principios. Este mito ilustra también el totemismo de la antigua sociedad china, según el cual cada clan tenía un animal antepasado, así como la exogamia, que exigía que los esposos fueran provenientes de clanes diferentes.



Xiè era el antepasado de Shang y su madre se llamaba Jiandi. Un día, fue a bañarse con sus sirvientes en el río de la colina oscura. Un pájaro negro (probablemente un cuervo), pasó llevando un huevo multicolor en su pico. Lo dejó caer; Jiandi lo tomó y lo puso en su boca, pero lo tragó por descuido. Tras esto, concibió a Xie. En este relato, se trata de una forma particular de la unión de los dos principios cósmicos, puesto que este mito hace intervenir por una parte al agua y a la oscuridad, y por otra parte un pájaro.



Shangdi aparece en la literatura hacia el 700 a. C. o antes (la fecha depende de la datación del Shujing, el "Clásico de la Historia"). Shangdi parece tener los atributos de una persona, pero no se le identifica como creador hasta la Dinastía Han. La aparición de Tian, en el Cielo, en la literatura presenta el mismo problema que Shangdi, dependiendo también de la fecha del Shujing.



Las cualidades del Cielo y de Shangdi parecen unirse en la literatura posterior hasta ser adorados como una sola entidad, por ejemplo en el Templo del Cielo de Pekín. La identificación del los límites entre uno y otro, todavía no ha sido resuelta. Nüwa aparece en torno al año 350 a. C. Su compañero es Fuxi y a veces se los adora como los ancestros últimos de la humanidad.



Pangu aparece en la literatura no antes del año 200 de nuestra era. Fue el primer creador: Al comienzo sólo había un caos sin forma del que surgió un huevo de 18.000 años. Cuando las fuerzas del yin y yang estaban equilibradas, Pangu salió del huevo y tomó la tarea de crear el mundo. Dividió el yin y el yang con su hacha. El yin, pesado, se hundió para formar la tierra, mientras el Yang se elevó para formar los cielos. 


The beginning of chinese times...