miércoles, 14 de junio de 2017

Guns and Roses. Estadio Vicente Calderón 2017


¿Qué tal llevamos el calor del mes de junio?, esperamos desde el SDC que todo vaya fenomenal y si tenéis unos minutos de vuestra ajetreada agenda, vamos a adentrarnos en el mundo del HARD ROCK, con un grupo que marcó las diferencias en los años 80 y principios de los 90, y que aún en la actualidad sigue gozando de una segunda juventud. Estamos hablando de los incombustibles Guns and Roses.



Para hablar de la banda de las pistolas y rosas, tenemos que saber los grupos que han marcado la referencia de este movimiento musical llamado Hard Rock. En los 70 los creadores y teóricamente "los padres" de este tipo de música (junto a Purple y Sabbath), son los aclamados Led Zeppelin, con Jimmy Page y Robert Plant a la cabeza. El disco indispensable es su número IV, que recomendamos escuchar para saber el origen de la "criatura" llamada Hard Rock.



En los 80 nos encontramos con otros maestros del género que serían el siguiente paso en la evolución de esta música, incomprendida por algunos y seguida por otros, entre los que se encuentra el SDC. "Los chicos malos de Boston" que estarán en España en este mes mágico de junio, Aerosmith con Joe Perry y Steven Tyler como bastiones de esta superbanda, han sabido llevar la fama desde 1970 hasta hoy en día con un nivel que muy pocas bandas pueden atesorar. El disco recomendado sería "Permanent Vacation" de 1987.


Y por fin llegamos a la banda clave en la historia del Hard Rock, Guns and Roses, que en los 90 tendrían en su haber 4 joyas de un valor increíble para un estilo musical que bajó de nivel a partir de que Nirvana pusiera de moda el efímero "Grunge", que tuvo una duración muy corta en comparación con el Hard Rock, que aún sigue llenando estadios de fútbol, y continúa gozando de muy buena salud. Vamos con las mencionadas cuatro obras maestras del grupo californiano fundado en 1985 por Axl Rose e Izzy Stradlin:


Si no te gusta el Hard Rock, olvídate de escuchar Appetite for Destruction, de 1987, que ha vendido 30 millones de copias a nivel mundial y alcanzó el número 1 en el Billboard 200 en Estados Unidos. Es la clave de que Guns and Roses sean banda referente del Hard Rock mundial de todos los tiempos. "Welcome to the Jungle", "Nightrain", "Paradise City" o la inmortal "Sweet Child O'mine" son ejemplos de este grandioso álbum, que si no es el número 1 del género está muy cerca. 


GN'R Lies de 1988, muy controvertido por temas como "One in a million", ha vendido más de 14 millones de copias en todo el mundo y su canción "Patience" entró en el Top 5 del Billboard Hot 100 y el álbum alcanzó el número 2 en el Billboard 200. Cuentan con dos versiones; una de Rose Tattoo "Nice Boys" y otra de sus "ascendientes" Aerosmith "Mama Kin".



Los álbumes gemelos "Use Your Illusion 1 y 2", de 1991, subieron al número 2 y 1 del Billboard 200, respectivamente, manteniéndose durante 108 semanas, teniendo una cifra combinada de ventas de 35 millones de copias a nivel mundial. 6 de los sencillos de ambos álbumes llegaron al Billboard Hot 100 y 4 de ellos entraron al Top 10 de la misma lista. "You could be mine" fue la banda sonora de la película "Terminator 2". La portada de estos excepcionales discos está basada en la obra de Rafael "La escuela de Atenas". Y si nos dieran a elegir, el SDC se queda con el segundo volumen.


Y aunque la banda como tal ha editado 2 discos más: "The Spaguetti incident" y "Chinese Democracy", no han tenido la repercusión de los cuatro anteriores que son fundamentales para entender la evolución del Hard Rock de los 80 y 90. Con esta previa, esperamos haberos puesto al día de esta fantástica banda que se separó a mediados de los 90 y que vuelve con este prometedor tour en 2017, donde el SDC ha participado en su cita de Madrid, concretamente en el legendario estadio al que le quedan "pocos telediarios", Vicente Calderón y que "nos llena de orgullo y satisfacción" haber pisado por última vez, con unos invitados de lujo...Guns and Roses con Axl y Slash otra vez juntos, secundados por un impresionante Duff...vamos con la crónica en profundidad:


Lo primero que nos encontramos al llegar al famoso estadio del Manzanares, son las tiendas de merchandising, con todo tipo de productos de la banda, a unos precios que al igual que el concierto fueron espectaculares. La gira ha sido muy esperada y que mejor manera de inmortalizarla que comprando la típica camiseta con el logo clásico de la banda de California.


El Estadio colchonero ya estaba cogiendo "color" y la gente iba ocupando sus localidades y abarrotando la pista central para no perderse un segundo de la vuelta de la mejor banda de Hard Rock de todos los tiempos, con Axl, Slash y Duff como supervivientes de una carrera controvertida y salvaje, llena de aventuras y desventuras, pero siempre con los medios de comunicación pendientes de cada movimiento que realizaba la banda, "hacía el Cielo o el Infierno". Izzy y Steve (2 de los cinco miembros originales), no es que hayan muerto, pero no han querido seguir involucrados en la máquina hardrockera llamada GN'R.


Sobre las 21,00 horas y con la gente muy pendiente de que comenzara el espectáculo, empezaron a encenderse las pantallas, con el logo de la banda, disparando sendas pistolas con Queen de fondo. A las 21,18 se apagaron las luces, doce minutos antes de lo previsto (cosa que en las giras clásicas de la banda no se producía), al son de la melodía con la que comienzan los dibujos animados de los Looney Tunes.


Lo más parecido a la banda que deslumbraba aún más todavía hace 24 años estaba enfrente de nosotros, con la gente entregada desde la primera canción, que no fue otra que "It's so Easy", donde Duff tenía un papel muy importante en los primeros acordes con el bajo eléctrico. Después seguiría otro bombazo del Appetite como "Mr. Brownstone", donde Axl Rose empezaba a bailar como antaño sin que su edad fuera un obstáculo para correr y hacer poses encima del escenario.


Slash atacaba un tema que no estaba acostumbrado a tocar con una maestría sin par, "Chinese Democracy" o lo que es lo mismo, el último disco de la banda o proyecto en solitario de Axl Rose, que no ha tenido la repercusión como las cuatro primeras obras de la banda comentadas anteriormente.


Con el siguiente tema se cayó el Calderón literalmente, "Welcome to the Jungle" es una de las canciones más esperadas en cualquier concierto de la banda y la que abre su primer disco, seguimos con "Double Talking' Jive" del Illusion part 1, donde Slash y el virtuosismo se fundieron en un sentimiento muy dificil de explicar con palabras, hay que estar allí en directo, no te lo pueden contar.


Volvemos al Chinese Democracy, con "Better" que es un tema que relajó mucho al personal que abarrotaba el coliseo rojiblanco, pero que interpretaron con mucha profesionalidad ayudados de los actores secundarios en esta maravillosa reunión; Dizzy Reed (teclados), Richard Fortus (guitarra rítmica), Melissa Reed (sintetizadores) y Frank Ferrer (batería), que cumplieron con nota su papel en este evento irrepetible.


Seguimos con los sagrados Illusions, y esta vez "Estranged" haría las delicias del respetable, siempre con un sonido muy bueno y una puesta en escena made in Hollywood. El cover "Live and Let Die" de Sir Paul McCartney, sigue en la misma tesitura que la anterior, y la gente disfrutando al máximo de su banda referente de toda la vida. Después, con otra vuelta de tuerca, nos colocamos con "Rocket Queen", Axl y Slash al máximo dándolo todo, y con "You could be mine", otro momento de gloria y recuerdos que nos hizo sentirnos muy bien, el "feeling" del bajo al principio es incomparable con ninguna canción conocida, Duff estaba en su sitio y aguantaba el tipo de forma muy profesional.


Un cover para recordar a los Misfits nunca viene mal, y "Attitude" con Duff de vocalista nos daba una grata sorpresa a la par que ponía de manifiesto las tendencias musicales que han seguido los diferentes miembros de la banda. "This I Love" nos situa otra vez en la última y controvertida obra de la banda que en el SDC se ha comentado en otro capítulo aparte, y que invitamos a leer para conocer los pros y contras de esta idea del Sr. Axl Rose.



Volvemos a Illusion 2 con "Civil War", nuestra canción favorita con una intro muy acorde con la temática que se vuelve un riff poderoso y que va "in crescendo" hasta formar un tema muy potente e interesante a la vez. A continuación, otra sorpresa de la banda y tributo a Soundgarden, con "Black Hole Sun", donde Axl se tuvo que emplear a fondo para tocar otro género dentro del Rock, llamado Grunge, que no tiene que ver nada con el Hard Rock, ya que transmite tristeza mientras que este último es una celebración hacia la vida, pero que sirvió de homenaje al difunto Chris Cornell.


"Coma" nos devuelve la esencia de Illusion 1, y que no solían tocar en directo desde hace mucho tiempo. Fue un placer degustar esta canción que desarrolla muchas facetas compositivas y progresivas de la banda de Axl y Slash. Éste último, interpretaría de forma magistral un cover de "El padrino", una película de culto que tiene una banda sonora muy característica. Nos ponemos en pie para escuchar el tema bandera de la banda...¿os suena?

video

La mejor balada de Hard Rock de la historia, interpretada por el guitarrista que la hizo famosa, Slash es único al igual que "Sweet Child O'mine". Si no conoces esta canción desde el SDC os invitamos a conocerla...una joya músical que no se apagará nunca. Otros temas que caerían después son: "out ta get me", con la bandera del Appetite por todo lo alto, "November Rain", una obra de arte interpretada con una calidad muy alta. Turno para otra sorpresa, el increible cover de Bob Dylan "Knockin' on Heaven's Door", un guiño a Alice Cooper, con el riff "Only Women Bleed" y nos paramos en otro punto álgido del concierto, el despliegue en "Nightrain" fue colosal y la gente de nuestro alrededor bailaba sin parar como si no hubiese un mañana. 


A continuación llega el turno de las Hard-Rock-Ballads, como "Don't Cry" y "Patience" con un toque entre medias de "The Seeker" un cover de los Who, y terminando con la archiconocida "Paradise City". Mención especial para la seguridad en todos los lugares del Estadio, además del sonido, que fue impecable en todo momento y dos teloneros que no eclipsaron para nada a la banda de California, sirven para terminar este apasionante capítulo con un concierto de 2 horas y 40 minutos que superó con creces todas nuestras espectativas y demostró que el Hard Rock sigue más vivo que nunca en 2017.


"Take me down to the paradise city, where the grass is green and the girls are pretty..."